Shock cultural

El avión aterriza en tu país de destino y estás lista para vivir el mejor año de tu vida. En cuanto pones un pie fuera una vibra diferente comienza a sentirse. Tus oídos se acostumbran poco a poco a un idioma distinto, todo parece moverse más rápido alrededor de ti y de repente te encuentras en una escena como de película en la que estás detenida mientras el resto del mundo avanza en cámara rápida. Todos estos elementos son los perfectos ingredientes para ocasionarte el famoso shock cultural (también llamado choque cultural).

La barrera del idioma, las diferentes reglas sociales, la enorme cantidad de información nueva y la nostaliga son parte de la vida de cualquier recién llegado a un nuevo país. Quienes hemos sido Au Pair sabemos que “sentirse un poco perdida” es normal durante los primeros días o semanas. Poco a poco, esta confusión comienza a desvanecerse y eventualmente te das cuenta que “eres uno de ellos”.

Existen cuatro etapas durante el shock cultural que seguramente experimentarás o has experimentado:

  • Luna de miel: todo parece increíble y perfecto. Lo nuevo te tiene fascinada y estás tan emocionada que todo parece mejor de lo que es.
  • Negociación: una vez que la emoción ha pasado comienzas a notar las diferencias con tu país. Las pequeñas cosas pueden frustrarte mucho y puedes sentir que no perteneces al lugar en el que te encuentras.
  • Ajuste: Comienzas a acostumbrarte a una nueva cultura y poco a poco todo parece más fácil.
  • Adaptación: En este punto te sientes como un pez en el agua y no encuentras retos que no puedas superar.

Consejos vs el shock cultural

Tenemos tres consejos básicos para sobrellevar el choque cultural. Aunque es casi imposible no experimentar la sorpresa y la confusión durante las primeras semanas de la estancia, nuestros consejos te ayudarán a no sufrir demasiado.

1. Pregunta y busca explicaciones

Aprovecha que estás viviendo con una familia anfitriona y conviértelos en tu guía personalizada para el país anfitrión. Pregunta absolutamente todo lo que no entiendas. Afortuandamente la mayoría están acostumbrados a la curiosidad de los niños y no se negaran a ayudarte.

2. Aprende el idioma

Entre más rápido aprendas el idioma del país anfitrión más rápido será tu adaptación. Aunque ser un experto en otro idioma es un proceso que toma años, aprender lo básico para comunicarte de manera fluida te ayudará mucho a integrarte a la nueva cultura.

3. Busca similitudes con tu cultura

Compara la nueva cultura con la propia. No pienses en cuál es mejor o peor, más bien busca similutudes.

Si crees que estás lista para enfrentar el shock cultural como parte de la experiencia Au Pair entonces crea un perfil en AuPair.com y comienza a buscar tu familia anfitriona.